Bajo la trayectoria de vuelo de los parapentes

[Artículo de Smadar Raveh-Klemke en Algodonales, España]. Mi marido es piloto de parapente y desde hace ocho años viaja desde Hamburgo (Alemania) a Algodonales (España) para practicar su afición. A su regreso, siempre se muestra entusiasmado con el pueblo y su ambiente.

Finalmente, tuve la oportunidad de acompañarle durante tres días en octubre. Algodonales es un pequeño pueblo situado en la provincia de Cádiz. Los pueblos más cercanos son Zahara, Olvera y Ronda, más conocidos y turísticos.
Desde el primer momento me enamoré de Algodonales. Al ser uno de los Pueblos Blancos, las casas del pueblo son todas blancas, sólo la iglesia está construida con piedras de color ocre.

La ciudad está situada en la ladera de una montaña, con calles estrechas y empinadas.
El centro de la ciudad es la iglesia con la larga plaza principal. A un lado están los bares y restaurantes y al otro algunas tiendecitas para el aprovisionamiento diario. No hay ni una sola tienda para turistas.

 

Por la mañana, los bares se llenan de pilotos de parapente sentados fuera desayunando y disfrutando del sol. Más tarde, la plaza se llena del "parlamento de la mañana": hombres mayores, la mayoría con bastones o en silla de ruedas. 

Algunos hablan y discuten, otros simplemente se sientan y observan.

A mediodía, la plaza se queda totalmente vacía. No hay nadie. Las tiendas cierran a la siesta y algunos lugareños almuerzan en los bares.

A las 5 de la tarde la vida vuelve a empezar. Los bares se llenan, las tiendas abren y, despacio, despacio, el parlamento vespertino se reúne en la plaza. Los hombres son un poco más jóvenes que los del parlamento de la mañana. Con la oscuridad, los pilotos de parapente regresan hambrientos y todos los restaurantes se llenan por completo.

En este centro pasa de todo. El jueves, un cortejo fúnebre pasó por la plaza al acercarse a la iglesia y todo el mundo en los bares se quedó más tranquilo. El viernes se celebró una boda en el ayuntamiento, cerca de la iglesia. El coche con los novios desfiló por el centro mientras todos aplaudían y vitoreaban.

Me lo pasé muy bien en Algodonales. Me senté en todos los bares y en casi todos los bancos de la plaza para dibujar. Volveré sin duda.

Smadar Raveh-Klemke vive en Hamburgo, Alemania. Es diseñadora gráfica e ilustradora. Su artículo anterior era de Hamburgo. Puede ver más obras suyas en su blog.

Compartir

Entradas recientes

Volunteer Opportunity: Urban Sketchers Seeks Fundraising Director

junio 6, 2024

HOME Are you passionate about art and fostering a global artistic community?...

Leer más

The USk Regional Events Grant Funding Programme 2024 / 2025

junio 6, 2024

  Season three of the USk Regional Events Grant Funding Programme is...

Leer más

Visite la nueva tienda USk

8 de mayo de 2024

¿Adivina qué? Nuestra tienda Urban Sketchers acaba de subir de nivel con...

Leer más

Convocatoria abierta para narradores emergentes

3 de mayo de 2024

  ¿Tienes entre 18 y 25 años? Y te apasiona...

Leer más